Yo Soy Fundase: Daniel Escalona un joven comprometido con su servicio

Pocas personas estarían dispuestas a abandonar sus comodidades, sus familias o su ciudad natal para servir a los más necesitados, pero cuando se descubre la alegría y la gracia del servicio resulta difícil no dejarse irradiar por el amor de Dios.

En la Fundación Señor Que Todos Escuchen Tu Voz (Fundase) el servicio representa la herramienta principal dentro del proceso de evangelización; significa darse a la madre que padece durante su estado de embarazo, al niño que no tiene que comer, al abuelo abandonado en las calles que lucha por su supervivencia, en fin muchos son los casos y las situaciones en las que Fundase brinda su apoyo a las personas más vulnerables con la colaboración y cercanía de voluntarios y servidores.

Para ser voluntario de Fundase no hace falta tener muchos títulos, estudios o una excelente situación económica, sólo basta dejarse sorprender por Dios y por su infinita providencia confiando siempre en que un camino hará donde no lo hay, como bien lo recita el himno de la fundación.

Daniel Escalona es un joven de 20 años de edad que confirma que un “Sí” trajo bendiciones para su vida.

Hace dos años fue invitado por su tío a vivir la experiencia del voluntariado Fundase con los abuelos del Remanso (Antigua sede del voluntariado) y donde poco a poco descubrió una nueva forma de servir ayudando a los ancianos del Albergue Santa Eduvigis.

Escalona se describe como un joven activo, arriesgado y resiliente, apasionado por las cosas nuevas, los viajes y el servicio activo dentro de la iglesia. Nacido en el estado Lara, este joven católico dejó su ciudad natal para adentrarse en un viaje de servicio y entrega dentro del Voluntariado de Jóvenes San José.

“Nunca en mi vida había tenido un trato con los abuelos, los míos murieron cuando era joven y era ajeno a ese tipo de contacto, pero descubrí una sensación de alegría y satisfacción luego de servir cuando ellos con una sonrisa o un apretón de manos nos hacían saber que estaban cómodos y satisfechos con nuestras atenciones”, expresó.

Este guaro de corazón como él se define, manifiesta que antes servir en el voluntariado no acostumbraba a realizar ningún tipo de actividad doméstica, pues todo los realizaban sus padres, sin embargo el trabajo que realiza en Fundase ha cambiado por completo su modo de pensar y hasta obrar.

Curiosamente este servidor larense tenía un proyecto de vida distante al que emprende hoy en día. Daniel comenta que su pasión estaba en la agronomía -actividad a la que consideraba la mejor del mundo- pero en silencio Dios le iba mostrando una profesión con la que se comprometería más adelante.

Actualmente, Escalona cursa el tercer semestre de Comunicación Social en la Universidad Arturo Michelena, una carrera que le cambió profundamente su visión sobre las cosas y le ha permitido conocer nuevas formas de servicio a partir del poder que tiene la comunicación.

Como parte de su crecimiento personal y espiritual, Daniel también colocó sus dones y carismas al servicio de Dios. Actualmente trabaja como servidor y voluntario en la Iglesia San Francisco en el área de medios de comunicación y redes sociales.

Quizás resulte difícil entender como este voluntario lleva una vida de servicio junto con sus actividades o vida personal, pero una de las respuestas que él mismo da es la fe en Dios y la confianza en sus planes.

“Dios me ha dado el tiempo para servir y prepararme profesionalmente, gracias a Dios mi servicio con los abuelos no interfiere en mis estudios, ni mis estudios opacan mi experiencia espiritual, (…) Él hace todo perfecto”, indicó.

Testimonios y vivencias como estas son muestra del respaldo de Dios para con Fundase. Si bien es cierto son muchas las necesidades que atraviesa el país, donde siempre será necesario el apoyo y colaboración de personas que decidan tomarse el tiempo para ayudar al prójimo y es allí donde TÚ puedes convertirte en un voluntario FUNDASE.